En nuestro mundo hay muchos problemas y situaciones que queremos transformar: individualismo, guerras, pobreza, contaminación, disciminación… Pero no solo lo queremos, sino que creemos que es posible hacerlo. Nuestro mundo es maravilloso, y queremos que así lo sea para todas las personas. Nuestra visión del mundo y de las personas es optimista y esperanzadora, y, precisamente por eso, soñamos un mundo distinto. Un mundo donde las personas nos relacionemos desde valores y actitudes como el respeto, la solidaridad, la cooperación, la empatía, el cuidado de las demás, un mundo en el que nuestra principal preocupación sean las necesidades de las personas.

 ¡Adelante! Soñamos un mundo…

…sin individualismo, donde las personas estén en el centro de las decisiones políticas, sociales y económicas.

…sin contaminación, donde todas las personas y las generaciones venideras, sepamos disfrutarlo y protegerlo.

…sin desigualdades, donde las personas de cualquier país tengan las mismas oportunidades.

…sin pobreza, donde todas las personas podamos vivir con dignidad.


…sin guerras, donde todas las personas de cualquier etnia, género, religión u orientación sexual podamos vivir en paz.


…sin analfabetismo, donde niñas, niños, jóvenes y adultos puedan acceder a una educación de calidad.

…sin discriminación hacia las mujeres y niñas, donde mujeres y hombres de cualquier edad disfruten de los mismos derechos y oportunidades.

¿Cómo lo hacemos realidad?

A través del trabajo que hacemos en Cooperación Internacional, Educación para el Desarrollo y el Voluntariado.

Una campaña de: